Los hombres y las mujeres somos muy diferentes y pedir que estemos en la misma sintonía con nosotros como pareja puede ser imposible pues va en contra de nuestra naturaleza, lo mismo pasa con el deseo y la pasión, este es el afrodisiaco más potente para las mujeres según estudio.

Los hombres y las mujeres somos muy diferentes y pedir que estemos en la misma sintonía con nosotros como pareja puede ser imposible pues va en contra de nuestra naturaleza, lo mismo pasa con el deseo y la pasión, este es el afrodisiaco más potente para las mujeres según estudio.

Los deseos de las mujeres y los hombres son diferentes; el deseo de un hombre de poseer a su pareja tiende a desaparecer una vez que eyacula. Para las mujeres, el clímax es a menudo simplemente el comienzo del deseo.

Stephen Snyder, MD, profesor clínico asociado de psiquiatría en la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Mount Sinai, escribió recientemente para Psicology Today que para los hombres la excitación culmina en el orgasmo, mientras que para muchas, si no es que la mayoría de mujeres, es lo contrario.

MOMENTOS

El especialista refiere a un texto de la periodista Lisa Taddeo quien asegura que para algunas mujeres prepararse para conocer a un amante es un momento casi tan sagrado como la reunión real.

En algunos casos, es mejor, porque al final el amante se va, o alguien pierde el interés, pero los tiernos momentos de anticipación permanecen».

Sin embargo el hecho de que el deseo femenino a menudo se vuelve más fuerte después del sexo, mientras que el deseo de un hombre tiende a disminuir, es manifiestamente injusto para las mujeres.

Señala que a lo largo de la historia, los hombres han roto los corazones de las mujeres de una manera particular. Las aman o las aman a medias y luego se cansan y pasan semanas y meses retirándose sin hacer ruido y sin volver a llamar. Mientras tanto, las mujeres esperan.

Cuanto más enamoradas están y menos opciones tienen, más tiempo esperan, esperando que él regrese con un teléfono roto, con la cara destrozada y diga: Lo siento, fui enterrado vivo y lo único que pensé. de usted era … «

LIMONADA

Es así como el amor se convierte en el afrodisíaco más potente de todos para las mujeres; pues el amor normalmente convierte el desagrado en una limonada erótica.

Los hombres tienden a no disfrutar las historias de amor erótico y angustia, pero para muchas mujeres, estos son los afrodisíacos más potentes de todos, señalan los especialistas.

Y esa puede ser la razón por la que tantas mujeres parecen estar más dispuestas a tolerar relaciones tóxicas y están a la espera del amor de su vida poniendo delante las emociones antes que las sensaciones pero ¿por qué las mujeres desperdiciamos tanta energía emocional en los hombres?

El experto explica que el amor femenino, heterosexual y adulto a menudo parece implicar una extinción de los sentimientos maternos. La naturaleza prepara a una mujer para amar incluso a su hijo más desagradable, y las mujeres parecen aprovechar esta capacidad cuando se enfrentan a un hombre decepcionante.

La mayoría de los hombres carecen de la capacidad de una mujer para disfrutar un poco de sufrimiento como parte del drama erótico. El masoquismo sexual parece proporcionar una excepción interesante a esta regla.

Pero dada la importancia de la construcción de historias para muchas mujeres, es posible que siempre se requiera cierta cantidad de tormento para hacer avanzar la relación de pareja.

INFORME 21