El cura Marcelo Rossi se encontraba en Sao Paulo oficiando una misa ante 50.000 personas, cuando una mujer se saltó el cordón de seguridad, subió al escenario y empujó al sacerdote en pleno acto.

Rossi cayó fuera del escenario ante la sorpresa de sus miles de seguidores, aunque no sufrió ninguna lesión. La mujer fue puesta en libertad tras pasar por el cuartel policial.