Salir de la rutina le hace muy bien a la relación, sobre todo a la hora de tener sexo. Sorprender a tu pareja con una noche especial de nuevas posiciones sexuales puede ser una gran opción para reavivar el fuego. Y creemos que te interesará saber que hay algunas que favorecen y estimulan específicamente al placer sexual femenino.

Para saber más sobre la estimulación de la mujer y las mejores posiciones sexuales para que llegue al orgasmo, conversamos con la Dra. Eva Gina, del programa Penetra, del canal Sexy Hot.

¿Cuál es la posición sexual que más estimula el placer femenino?
Las posiciones más estimulantes son aquellas que permiten el contacto con el clítoris, ya sea de forma directa o por la fricción con el cuerpo del compañero. Los mejores ejemplos son aquellos en donde la penetración ocurre con la mujer acostada sobre su espalda con el cuerpo de su compañero encima de ella, o cuando se sientan frente a frente.

¿Con qué posición sexual la mujer logra llegar más rápido al orgasmo?
Cada mujer tiene su posición preferida para alcanzar el orgasmo. Unas prefieren «en cuatro puntos», otras sentadas o tal vez su favorita sea de pie; eso depende de cada mujer. Pero es bueno aclarar que la masturbación es una gran aliada para llegar al clímax sexual. También existe la opción de que la fémina se masturbe a sí misma mientras su pareja la penetra. Otra buena sugerencia es ser estimulada por su pareja a través del sexo oral.

¿Qué posición sexual es más cómoda para la mujer?
En el sexo no hay reglas. Pero hay dos posiciones que tienen mucho éxito: cuando se ponen por encima de su pareja o de costado. En esas posiciones, las mujeres poseen mayor control y se les hace más fácil estimular su punto G.

¿Cuáles son las 7 posiciones sexuales más exitosas?

#1 Un abrazo candente
Los dos sentados frente a frente, con la mujer encima de las piernas del hombre. Esta posición hace que las mujeres sientan que dominan la situación, pero están protegidas al mismo tiempo. Un buen consejo es que el hombre sostenga a la mujer con firmeza en un abrazo con brazos y piernas.

#2 Ideal para la estimulación
Con la mujer acostada boca arribay el hombre encima de ella. Las piernas de la fémina deben quedar estiradas hacia arriba y cada una de ellas recargada sobre sus hombros de él, de esa manera la penetración será más profunda. Esta posición permite que el hombre (o la mujer) pueda acariciar el clítoris.

#3 Frente a frente
Para las mujeres a quienes les gusta dejar a su pareja bien excitada, esta posición es una gran sugerencia. Él tiene que acostarse boca arriba mientras su pareja se sienta sobre él. Los hombres adoran tener una visión amplia de la anatomía de sus parejas mientras mantienen relaciones sexuales, por lo que esta opción ayuda a la estimulación femenina por la fricción contra el clítoris, al mismo tiempo que el varón es estimulado de forma visual.

#4 «La vieja confiable»
Esta es clásica, pero nunca pasa de moda y es por una razón. La mujer se coloca «en cuatro» (con manos y rodillas sobre la cama) mientras él, de rodillas, la penetra. Es el preferido de muchos por permitir una penetración profunda. Las féminas pueden ayudar con movimientos de cadera.

#5 Como de película
Esta posición requiere fuerza de él y equilibrio de ella, por lo que deben tener cuidado si no acostumbran ejercitarse con regularidad. Él se tiene que quedar de pie y sostener a la mujer en el área de los glúetos, cargándola. Las piernas de la fémina tienen que estar alrededor del cuerpo de él, para facilitar la penetración y mantenerla. Se recomienda hacerla con la espalda de ella recargada contra una pared.

#6 Simple, pero efectiva
¡Otra más que va en profundidad! Ambos tienen que estar de pie y él por detrás penetra a su pareja de forma acelerada. Ambos pueden tomarse de la cadera para darle firmeza a la posición. Un detalle que debe considerarse es la altura de ambos, ya que si la diferencia es grande, alguno de los dos tendría que pararse sobre una superficie más elevada para compensar. Ten cuidado de no hacerlo sobre un objeto que podría romperse o deslizarse. Si lo consideras peligroso, es mejor intentarlo con otras de las sugerencias en esta lista.

#7 En la regadera
Para terminar, puedes intentar la clásica en la ducha. La mujer se coloca de espaldas, con las manos apoyadas sobre la pared, mientras su pareja le penetra por detrás. Ella puede levantar un poco la pierna, de ser posible y si el espacio lo permite. Como en el número anterior, la seguridad es clave aquí. Resbalarse en la regadera es un accidente común, incluso aunque solamente te laves el cuerpo, por lo que una actividad que implica mucho movimiento, dos personas y agua implica cierto grado de riesgo que no debe dejarse de lado.

«Es bueno recordar que los juguetes eróticos y vibradores de todo tipo son muy bienvenidos a la hora de darle más calor la relación», finaliza Eva Gina. Como sucede con la masturbación, no tiene nada de malo recurrir a estrategias adicionales para que ambas partes sientan placer y consigan llegar al orgasmo.

Lo que necesitas saber sobre el orgasmo femenino
Aquí debemos hacer una aclaración importante: para que una mujer alcance el orgasmo no siempre necesita ser penetrada. El clítoris es el órgano femenino encargado de llegar al clímax y es la única parte del cuerpo humano que parece sólo estar diseñada para sentir placer. Por muchos años esta parte de la anatomía femenina fue conocida como «punto G» (en referencia a Ernst Gräfenberg, un ginecólogo que estudió el orgasmo femenino). Y durante ese tiempo se creó esta ilusión de que el punto G era un lugar misterioso ubicado en alguna parte de los genitales.

En realidad el llamado punto G es el clítoris, el cual todas las mujeres poseen exactamente en el mismo lugar: es una protuberancia que se encuentra en la parte superior de la vagina, sobre la uretra. A diferencia de lo que se creía antes, la presencia del pene en la vagina no es lo que provoca un orgasmo en las mujeres, sino la sensación que este movimiento provoca a través de la pared vaginal, la cual es percibida por el clítoris.

Como reportó un estudio comparativo de 2011, el orgasmo vaginal no existe como tal, ya que es una variante de la estimulación del clítoris. Ese mismo trabajo señala que el orgasmo vaginal —el cual consideraba la existencia de un punto G dentro de la vagina— es sólo una hipótesis. Este concepto fue propuesto por Sigmund Freud en 1905 y no posee evidencia científica que lo respalde. Existen muchos otros mitos sobre el orgasmo femenino que, por fortuna, ya han sido desmentidos por la ciencia.

INFORME 21