Durante 48 años el sacerdote jesuita Renato Poblete cometió abusos sexuales, de poder y de conciencia, según el informe entregado ayer por la Compañía de Jesús, después de seis meses de investigación canónica previa, abierta tras la denuncia de la teóloga Marcela Aranda, según informa en su portal radio Bío Bío.

Pero este curita que tenía más cara de hombre bueno, se le sumaron 21 nuevas denuncias, todas de mujeres. De ellas, 16 eran mayores de edad, y cuatro corresponden a menores. Los hechos se registraron, según el informe, desde 1960 a 2008.

En ese periodo de casi cinco décadas, la indagatoria estableció que sostuvo seis relaciones estables, donde en al menos cinco se registraron elementos abusivos. No hay antecedentes de hijos producto de esas relaciones.

Sobre las denuncias de Marcela Aranda se consideraron todos los hechos plausibles, y se logró corroborar los abusos. Se estableció que en al menos uno de los tres abortos forzados que acusa se puede comprobar intervención de Poblete.