EL MARTILLO


Feo, cochino, descuidado, rayado, sucio, sin mantención se aprecian las bases de uno de los principales símbolos de Iquique Glorioso como son las bases del reloj de la Plaza Prat de Iquique.

Esto no se ve en otras localidades, donde el ícono de la ciudad se cuida y hermosea como hueso santo, pero acá en Iquique eso no ocurre, las autoridades están más preocupadas de sus temas personales, candidaturas o cahuines políticos que del patrimonio histórico de Iquique.

Ya hace un tiempo a esta parte las bases del reloj están sin mantención, solo resguardadas con unas rejas que afean el gran símbolo de la ciudad.

Lamentablemente se está haciendo habitual encontrarse con este tipo de cosas llamando la atención de cómo se fomenta Iquique una ciudad turística, siendo que los símbolos, joyas y construcciones históricas están abandonadas. El turismo no es solo comer y tomar, también es cuidar, fomentar el patrimonio, mostrar identidad, historia junto a una cultura, actitud que se debe fomentar mediante políticas educativas a todos quienes viven en una ciudad.
No es posible soportar situaciones de este tipo, siendo que se destinan dinero para otras cosas, dejando de lado la reparación inmediata del patrimonio local.

Una vez más se demuestra la mala gestión, la inoperancia de quién es responsable del pésimo trato a la historia de la ciudad.

Solo se pide a quién corresponda que esto se solucione rápidamente, y no esperar temas burocráticos para mostrar como corresponde el principal ícono referente de Iquique glorioso, como es el reloj de la Plaza Prat de forma impecable a quienes viven acá y quienes nos visitan.