EL MARTILLO


Desde el 9 de febrero, día que hubo la gran lluvia de los últimos años en Iquique se apreció que esta ciudad definitivamente no está preparada para eventos de este tipo. Bueno también quién iba pensar que caería tanta agua en pocas horas, pero lastimosamente se produjeron varios daños y anegamientos en la ciudad.

El lugar más emblemático fue el que está en calle Santiago Polanco, Ex los Molles , donde se produjo un gran socavón, sumado con un auto que quedo casi hundido en el hoyo que afectó a esa calle y que fue la imagen que salió en todo Chile.

Pues bien, ya van 6 meses y ahí está el hoyito, sin repararse, por ahí se escuchó que se habían aprobado los fondos para arreglar este socavón, lo que no se dijo es para cuando
Pucha que cuesta reparar las cosas en Iquique glorioso, van 6 meses y quizás otros más para que se repare esta avenida. Sin duda que es una falta de respeto a los vecinos y la comunidad.

Esto demuestra lo lento, lo poco ágil, lo burocrático, lo pésimo de la gestión de las autoridades regionales.

Pero lo que llama más la atención es lo poco comprometido con la ciudadanía iquiqueña, en otras ciudades o localidades esto se arregla inmediatamente, entendiendo que es algo para la comunidad.

En fin igual que otros puntos que se destruyen en Iquique glorioso hay que solo esperar a que alguien se digne a moverse para reparar y arreglarlo, lo lamentable es que se está en manos de la inoperancia.