Tres personas murieron y unas 10 resultaron heridas en enfrentamientos entre equipos rivales de fútbol en la capital de Honduras, Tegucigalpa.

La violencia estalló antes de un partido planeado entre los clubes de Motagua y Olimpia el sábado en la noche.

Los enfrentamientos comenzaron cuando una multitud lanzó piedras al autobús del Motagua, hiriendo a tres jugadores con trozos de vidrio.

Después de que el partido fue cancelado, continuaron los enfrentamientos tanto dentro como fuera del Estadio Nacional.

«Tres personas murieron y siete resultaron heridas por tiros y apuñalamientos. Uno de ellos es un niño», le dijo a la agencia Reuters, Laura Schoenherr, portavoz de un hospital local.

Más de 10.000 personas ya estaban en el estado cuando comenzaron los problemas.

Muchos quedaron atrapados en una estampida cuando la policía comenzó a usar gases lacrimógenos contra los agitadores.