Algunas personas se toman como muy ciertas las publicidades. Y cuando se dan cuenta que los slogans no son 100% reales se sienten estafados. Este es el caso de los consumidores de Red Bull, la bebida energizante que rezaba «te da alas» por consumirla.

Según el medio canadiense Dished Vancouver, la empresa el dará 10 dólares a cada usuario tras la demanda colectiva presentada contra ellos, parecida a la que también le interpusieron algunos consumidores estadounidenses en el año 2013 y que terminó con el pago de 13 millones de dólares tras un acuerdo.

En aquella oportunidad, según el medio estadounidense Bevnet, la empresa envió un comunicado en el que aceptaban pagar «para evitar el costo y la distracción del litigio», aunque garantizaban que su comercialización y etiquetado «siempre han sido veraces y precisos», y en el que negaban «cualquier irregularidad o responsabilidad».

En esta ocasión, la demanda fue interpuesta por Michael Attar quien alegó que Red Bull hizo declaraciones falsas sobre la utilidad de sus productos, y que, por tanto, los consumidores canadienses que compraron una lata en los últimos 12 años podrían tener derecho a 10 dólares como resultado de un acuerdo de demanda colectiva.

Attar citó cinco estudios que desacreditan los supuestos beneficios de la taurina, un químico en muchas bebidas energéticas y afirmó que Red Bull violó la Ley de Protección al Consumidor de Quebec al afirmar que era más efectiva que una taza de café. En un comunicado, las autoridades de la empresa explicaron que su marketing «siempre ha sido ingenioso, veraz y preciso».