EL MARTILLO


Es increíble esta ciudad, hace poco se anunció el arreglo de las veredas del centro de Iquique y uno los argumentos más potente era que Iquique entraba a ser una CIUDAD INCLUSIVA , lo que pareció excelente , ya que dentro de las construcción de estas veredas se colocaban elementos para las personas en condición especial sobre todo los no videntes.
Pero faltó que se concluyeran los trabajos para que los vendedores ilegales se tomaran las nuevas veredas. Y lo más triste, que sin la más mínima consideración y respeto para la ciudad y para quienes se pensó este tipo de veredas, que se supone son veredas inclusivas, se colocaron sobre esta señalética.

Es cosa de darse una vuelta por las nuevas veredas y es imposible desplazarse como no vidente en el centro de Iquique, ya que los ilegales se colocaron sobre la línea amarilla colocada especialmente para esas personas.

En este contexto, se aprecia la ignorancia, falta de respeto a quienes son no videntes en Iquique, tapando estas vías que son fundamentales para que puedan desplazarse tranquilamente.

Se imaginan una persona ciega, transitando por el centro de Iquique, chocando a cada rato con un ambulante, por cierto que es muy desagradable y peligroso.

Si queremos respeto debemos respetar. No se saca nada en construir algo que no va ser útil para lo que se construyó.

En este sentido, no es posible este tipo actitud y por lo mismo debería erradicarse todo tipo de comercio ilegal del centro de la ciudad, para que Iquique glorioso sea una VERDADERA CIUDAD INCLUSIVA.