Fruto de una mancomunión de esfuerzos públicos y privados, entre los que destacan aportes de Collahuasi, las ex oficinas salitreras Humberstone y Santa Laura inician una nueva fase de preservación patrimonial, fuera ya de estar en categoría de peligro, con una serie de proyectos a desarrollar en el mediano plazo.

A fin de salvaguardar la riqueza histórica de estas propiedades y lo que simboliza para aquellas familias que alguna vez se asentaron en la pampa, aportando con su trabajo minero al desarrollo económico de Chile, Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi asumió la tarea de preservar el patrimonio arquitectónico, social y minero que Humberstone y Santa Laura representan.

Dicho compromiso se remonta a 2002, cuando la minera donó ambas instalaciones a la Corporación Museo del Salitre para su mantención. Con posterioridad y luego que Humberstone y Santa Laura fueran declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y, a la vez, incluidas en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro, Collahuasi contribuyó en diversas obras de restauración en dichas ex oficinas para revertir esta última situación.

Fue así como se desplegaron esfuerzos y recursos entre el Gobierno Regional de Tarapacá, la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Turismo, y Collahuasi –entre otros aportes privados- para la restauración de la pulpería y la implementación de 2 mil 400 metros cuadrados para el Centro de Interpretación del Salitre, espacio que difunde y contextualiza la historia de este lugar.

Allí se exhiben piezas, imágenes, un diorama alusivo a las calicheras del salitre y variados artículos sobre aspectos de la vida en la salitrera, tales como el trabajo diario, los medios de movilización, las fichas utilizadas para la adquisición de productos y mercaderías en la pulpería, entre otros menesteres. A esto, se suma el Centro de Documentación, con archivos recolectados desde 2005 y un sistema fotovoltaico que ilumina la planta de lixiviación de la ex oficina Santa Laura, instalado en 2012.

CONTRIBUCIÓN PRIVADA

Desde entonces y hasta la fecha, comenzó un trabajo sostenido de rescate patrimonial, consolidación de los inmuebles y conservación del sitio entre distintos actores e instituciones, junto a otras numerosas iniciativas público-privadas, donde Collahuasi ha sido gran partícipe en esta labor de preservación.

De acuerdo con Silvio Zerega, Director Ejecutivo de la Corporación Museo del Salitre, el éxito de esta puesta en valor de ambas ex oficinas salitreras no sería factible sin estos esfuerzos conjuntos, donde el aporte de privados ha posibilitado agilizar las inversiones.

“Si bien el aporte público ha sido importante, el sector privado ha desempeñado un rol vital, donde dos grandes compañías mineras, como Collahuasi y SQM, han brindado su apoyo desde el inicio. Sus aportes nos permitieron llevar adelante todo esto, pues sin la ayuda de las empresas privadas, la Corporación estaría en una crisis. Por ejemplo, tengo muy vivo el recuerdo que Collahuasi contribuyó con recursos en la recuperación de los arcos de la pulpería, dañados por el terremoto que afectó a la región en 2005”, aseveró.

Sostuvo que este hecho significa también el comienzo de una nueva etapa, retomando con mayor fuerza otros desafíos de preservación. “Ya estamos abocados a la presentación del proyecto de restauración y museología del Hospital de Humberstone, así como la recuperación de la Casa de Yodo en Santa Laura. Además, se realizará un llamado a licitación de la Casa de Administración de Santa Laura para transformarla en un Centro de Interpretación del Yodo, junto a la recuperación de las cuatro casas que corresponden a las viviendas de los profesionales de la época. Ese es el camino, por el cual seguiremos avanzando en la recuperación de ambas salitreras”, señaló.

Para conmemorar este trascendental hito de retiro de la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro, Humberstone fue escenario de una celebración costumbrista a la usanza pampina, que contó con la presencia de diversas autoridades, encabezadas por la Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, y Sergio Bitar, Presidente de la Corporación Museo del Salitre; ejecutivos de Collahuasi, además de invitados y familias pampinas. En la ocasión, se entregaron diversos reconocimientos, entre ellos a Collahuasi por su permanente contribución a la puesta en valor del patrimonio de la Región de Tarapacá.