ANDRES VILANOVA


Dilataron y buscaron mil argumentos para frenar la reunión de la Comisión que iba a revisar el proyecto de rebajar a 40 horas la jornada laboral. El diputado UDI y exalcalde designado por Pinochet de la comuna de Pudahuel, Patricio Melero boicoteó, así sin eufemismo, la reunión y en especial a la presidenta, Gael Yeomans, incluso rayando en la falta de respeto.

Para qué estamos con cosas, a la derecha no le gusta que se rebaje la jornada laboral, pensando más en los empresarios. Y ese discurso de estar preocupados por los trabajadores, suena como campana de goma. La derecha debería sincerar y decir que no quieren el proyecto, pero salir con argumentos que son casi un chiste y burla en las redes sociales, es otra cosa.

El Ministro Monckeberg, ya perdido y sin saber cómo atacar el proyecto de las diputadas “comunistas”, mezcló peras con manzana y dio como ejemplo la jornada laboral de los jugadores de la Roja.

«Es tan malo el artículo, que Chile podría verse impedido de jugar una Copa América porque va a exceder la máxima jornada que aquí se está planteando», lanzó Monckeberg.

Pero el diputado UDI, Melero, en un arresto de originalidad para rechaza el proyecto que beneficia a los trabajadores chilenos con la rebaja de la jornada laboral, dio un ejemplo que originó risas y tuiteos al por mayor.

«Qué vamos a hacer con los trabajadores de CONAF cuando estén apagando un incendio, les vamos a decir; ‘se acabó la jornada ‘¿y el Estado no va a seguir apagando el incendio?

Notables…