El actor Daniel Alcaíno es protagonista de un video que deja clarito como las AFPs no meten el dedo en el ojo.

En casi dos minutos de duración, Alcaíno interpreta nada menos que al Malo (Satanás), a quien un par de promotores cuicos intentan venderle el jugoso negocios de las administradoras de fondos de pensiones, como son las AFPs.

“Si tú ganas plata, ellos ganan también. Pero si perdemos, como el capital es de las personas, solamente pierden ellos. Es decir, por ley, tú los obligas a que ellos financien tu capital”, cuentan los empleados cuicos al Malo.

“No sé quién se han imaginado ustedes que soy yo… Una cosa es un buen negocio y otra muy diferente es un robo. Muy diablo seré, pero no soy un estafador”, responde el Diablo.