Después de haber mantenido relaciones sexuales, tu cuerpo puede sufrir ciertas cosas raras de las cuales no tenías ni idea. Así que si te suceden estas cosas ¡No te alarmes! Te explicamos las causas comunes, luego de un encuentro íntimo.

Tener sexo nos proporciona un sin número de emociones y experiencias que hacen que la conexión con nuestra pareja aumente.

Sangrado

Si no estás en tu periodo menstrual, un leve sangrado postcoital podría ser causado por la inflamación del cuello uterino durante el coito y la posterior irritación.

No obstante, si descubres algo más que gotitas de sangre, podría ser indicio de infecciones vaginales o pólipos (crecimientos adheridos a la pared interna del útero) en el cuello uterino; en cualquier caso, consulta a tu ginecólogo.

Dolores de cabeza por actividad sexual

Se trata de molestias que acompañan a algunas personas a lo largo de la actividad sexual, ya sea antes o durante el orgasmo. Suele tratarse de un dolor sordo en la cabeza y el cuello que se intensifica conforme crece la excitación.

Hinchazón:

Si notas que tu vagina está un poquito hinchada, es totalmente normal debido a que te pusiste hot y también por la penetración.

Depresión

Si después del sexo te sientes triste ¡no te preocupes!. Incluso puedes llegar a llorar, sentir ansiedad, depresión o agitación. Esto le sucede a muchas personas, así que si tú o tu pareja pasan por eso, no tienes nada que temer.

Sueño

Esto es completamente normal, sobre todo si tienes ganas de «repetir» la actividad íntima. Tu cuerpo necesita recuperar fuerzas. Todo esto pasa porque se empiezan a producir dos sustancias: Oxitocina y la seretonina, las hormonas que inducen al sueño.

INFORME 21