Desde su estreno en Netflix, el viernes 13 de septiembre, Inconcebible ha llamado la atención por su oscura e impactante historia basada en hecho reales. La miniserie de 8 episodios sigue a Marie Adler, una joven estadounidense de 18 años que, tras denunciar, en 2008, haber sido violada brutalmente en su propia habitación no recibe la ayuda correspondiente por parte de la policía, y es obligada a admitir que inventó todo, silenciando así su dolorosa verdad.

En 2011, la detective Karen Duvall (Merritt Wever) se asocia con su colega Grace Rasmussen (Toni Collette) para encontrar a un violador que tiene un inconfundible modus operandi. Se trata del mismo perpetrador que tres años atrás atacó a Marie Adler.

Pero ¿quiénes son en la vida real las detectives Karen Duvall y Grace Rasmussen? Enda Hendershot es la agente de policía real en la que se basa Grace Rasmussen y Galbraith la detective en la que se inspira Karen Duvall.

Aunque Inconcebible se basa en hechos reales no es un documental, es decir, se toma algunas licencias narrativas en la historia y en sus personajes. Por lo tanto, Rasmussen y Duvall están inspiradas en dos investigadoras reales de Colorado involucradas en la captura del violador en serie que atacó a Marie.

Las actrices que dieron vida a las detectives en Inconcebible, Collette y Wever, no conocieron a las agentes reales, pero Collete contó que Hendershot había dejado claro que quien la interpretara debía mostrarse en la pantalla como una mujer dura.

El 6 de enero de 2011, la sargento Edna Hendershot, del departamento de Policía de Westminster, recibió un correo electrónico de la detective Stacy Galbraith. En el mensaje hablaba de un posible violador serial y le preguntaba si sabía de un ataque sexual similar.

Cinco meses antes, en agosto de 2010, un hombre con una máscara negra entró al apartamento de una mujer de 59 años, ató sus manos, le robó una cámara de fotos digital y la violó, después, la obligó a ducharse.

En octubre de 2009, en Aurora, en un suburbio justo en la otra punta de Denver, una mujer de 65 había sido violada por un hombre enmascarado con una bufanda negra, y los hechos sucedieron en similares circunstancias.

Finalmente, el 5 de enero de 2001, Galbraith habló con otra víctima de violación, la mujer relató que un enmascarado con una bufanda oscura ingresó a su apartamento casi al amanecer, la ató a la cama, abuso de ella y la obligó ducharse.

Antes de escribir el correo, Stacy le comentó de estos casos a su esposo, David Galbraith, también policía, solo que, en otra ciudad, en el departamento de Policía de Westminster. Este reconoció el modus operandi. «Puede que nosotros hayamos tenido uno similar», dijo. Entonces, Galbraith decidió escribirle a Edna y empezó la caza del perpetrador.