El Instituto Nacional de Derechos Humanos presentó una querella por el presunto delito de abuso o vejaciones injustas, presuntamente cometido contra 30 conscriptas que cumplían servicio en el Fuerte Baquedano de Pozo Almonte.

La acción penal del INDH fue presentada ante el Juzgado de Letras y Garantía de Pozo Almonte, en un caso que se inició en abril de 2018 tras recibir una denuncia de una ex recluta, según informa El Mercurio.

«Dos funcionarias hicieron que las conscriptas se formaran antes de pasar a las duchas y les cortaron el pelo, sin estar ellas mandatadas para eso», explicó Lorena de Ferrari, jefa regional del Instituto.

El organismo precisó que el caso, que desde el año pasado está en conocimiento del Ejército, se derivó a la justicia penal debido a que algunas de las afectadas eran menores de edad.

La institución castrense reconoció en un comunicado que en mayo de 2018 se acogió una denuncia de una ex soldado que hacía servicio militar voluntario, tras lo cual «el comandante de la brigada dispuso en forma inmediata la apertura de una investigación sumaria administrativa».

Ese proceso «se encuentra cerrado y en etapa recursiva, en la que se pudo establecer que dos integrantes del cuadro permanente de la unidad incurrieron en faltas a la disciplina, por lo que se resolvió adoptar sanciones disciplinarias», aseguró el Ejército, pero sin precisar cuáles castigos.

VIA COOPERATIVA