La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) probó en caleta Riquelme, ubicada en Iquique, Región de Tarapacá, la efectividad de un equipo sonoro para ahuyentar a los lobos marinos de las faenas de la pesca artesanal, sin causarles daño.

Testeos del mismo tipo se realizaron meses antes en Pichilemu y Calbuco, donde los pescadores, como sucede en el resto del país, reportan dificultades cotidianas, debido a la acción del lobo marino. También, en forma paralela, ensayos similares se efectuaron en Coquimbo.

Las pruebas en Iquique se enmarcan en un conjunto de iniciativas desarrolladas por Subpesca con el fin de enfrentar las complicaciones que estos animales generan al rubro artesanal. Entre ellas, se cuentan el concurso de ideas “Embárcate, desafío lobos marinos” (ya finalizado), la publicación de un decálogo de buenas prácticas en relación con estos mamíferos y el recién entregado censo de estos animales, medición que estimó una población de 138 mil ejemplares en las costas chilenas.

Las pruebas en Iquique se realizaron durante el proceso de virado o levantamiento del arte de pesca (enmalle) desde el agua. En otros lugares, los ensayos se realizaron con otros artes de pesca, como espinel o cerco.

Con el apoyo de un dron se grabaron videos que registraron el comportamiento de los lobos marinos durante el funcionamiento del equipo sonoro. Además, se tomaron fotografías durante la actividad.

El dispositivo emite una especie de “pito” –también apreciable para los seres humanos- que no provoca daño a los lobos marinos ni a otros animales.

Para aumentar la onda sonora, se utilizó un parlante submarino a unos 15 metros de profundidad, que se despliega desde la proa de la embarcación.

COMUNICADO