ANA MARIA TIEMANN


Ana María Tiemann D. Secretaria Ministerial de Gobierno Región de Tarapacá.

En Chile, el costo de los medicamentos es muy elevado, incluso un estudio realizado el 2018 por IMS Health, establece que los remedios originales, o “de marca” son los más caros en Latinoamérica, superando en un 38% el valor sobre la media del resto de los países.
Una de las realidades que está sufriendo nuestra sociedad, es que la población chilena está envejeciendo y las enfermedades crónicas aumentan. Se estima que estas enfermedades representan el 80% de la carga de enfermedades en el país. La mayoría de ellas requiere medicamentos de por vida y según la Encuesta Nacional de Salud, los adultos mayores utilizan cinco medicamentos distintos cada día.
Ante estos antecedentes, el Presidente Sebastián Piñera E., lanzó la semana pasada un Política Nacional de Medicamentos, con más de 30 medidas concretas para asegurar precios más económicos, mayor acceso y también asegurar y garantizar la calidad de los medicamentos.
Esta iniciativa, generará un impacto positivo a miles de familias en Chile, que verán reducidos el costo en medicamentos, generando que estos recursos puedan ser ocupados en otras rubros del presupuesto familiar.
“Los remedios en Chile son caros, demasiado caros y eso tiene que cambiar. Es claro que hay responsabilidad de los laboratorios que a veces cobran más en Chile que en otros países y una clara responsabilidad de las farmacias, que a veces no cumplen la ley. Un reciente estudio del Sernac demuestra que muchas farmacias no tienen disponibles los medicamentos bioequivalentes que de acuerdo a la ley tendrían que tener, además de otras malas prácticas. La actitud del gobierno y de los parlamentarios que están impulsando las leyes, es total y definitiva: no vamos a seguir permitiendo abusos en contra de los chilenos”, señaló el Presidente Piñera.
Para nuestro Gobierno es inaceptable que la falta de recursos económicos sea una razón por la que las personas no pueden continuar sus terapias ni tampoco es aceptable que los chilenos gasten dinero de más en medicamentos, este es un tema que impacta particularmente a los adultos mayores, a los enfermos crónicos, a la clase media y a los más vulnerables.
Entre las medidas planteadas en la Política Nacional de Medicamentos están:
• Aumentar el número de medicamentos con bioequivalencia, para llegar al 70% de los productos (principalmente en diabetes, hipertensión y depresión).

• Las farmacias deberán contar con un mínimo de bioequivalentes: de no hacerlo, se arriesgan a fuertes multas.
• Obligación de implementar el fraccionamiento de medicamentos.
• Convenios de importación de medicamentos a través de Cenabast.
Esta iniciativa va complementada con proyectos de ley, como la ley de Fármacos II y el Seguro Catastrófico; la implementación de normativas para aumentar la disposición de medicamentos bioequivalentes y nuevas normas que permitirán garantizar el acceso de los remedios a la población, como la habilitación de almacenes farmacéuticos en lugares donde no existan farmacias y el despacho a domicilio para las personas con dependencia severa.
El Ministerio de Salud ha complementado la Política Nacional de Medicamentos, con una campaña publicitaria “Elige el Amarillo”, con el objetivo de que la ciudadanía pueda reconocer los medicamentos equivalentes, de manera fácil, es por ello, que todos los bioequivalentes tendrán una franja amarilla en sus cajas, para que sea fácil su reconocimiento.
Elegir amarillo significa que va a tener el mismo efecto terapéutico en su salud, cuenta con la certificación del ISP, pero va a tener un efecto muy significativo al pagar menos por los medicamentos que usted necesita.