Evo Morales lideraba el conteo oficial de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de este domingo, pero todo apuntaba a que el mandatario boliviano sufrió un revés y deberá enfrentar a su rival –el expresidente Carlos Mesa– en un ballotage en la carrera política más apretada de su vida.

Cabe recordar que Morales ganó su última elección, el año 2014, con el 61,36% de los votos.

Según los primeros resultados publicados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), Morales encabezaba el cómputo con 45.28% de los votos frente a 38.16% de Mesa al tener 83.76% de las actas verificadas. Sin embargo, el conteo se paralizó cerca de las ocho de la noche, lo que despertó varias sospechas.

Primero, observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) alertaron sobre la interrupción de la transmisión de los resultados preliminares y pidieron que el proceso de publicación de los datos del cómputo se desarrolle de manera fluida.

Más tarde se sumó Mesa. No podemos aceptar que se trate de manipular un resultado que obviamente nos lleva a segunda vuelta, que debe realizarse de todas maneras, dijo. Quiero alertar a todos ustedes y a nuestros conciudadanos, de comunidad ciudadana, estar alertas en vigilias de todo el país hasta que este recuento se reinicie sin manipulación.

INTERNET