ANA MARIA TIEMANN


Ana María Tiemann D. Secretaria Ministerial de Gobierno Región de Tarapacá

Estos días han sido muy complejos para cada una de las personas que vivimos en nuestro Chile querido. Miles de personas han manifestado su malestar fuertemente ante las autoridades, los políticos, y en general al sistema en el cual estamos viviendo, y sobre todo, que ya están cansados de no ser escuchados, y que nosotros como autoridades, no hemos sabido poner mayor y mejor atención a las verdades prioridades de la sociedad.

Es lamentablemente, que tengamos que llegar a un Estado de Emergencia Excepcional, en las comunas de Iquique, Alto Hospicio y Pozo Almonte, como ha sido la tónica en otras ciudades del país, para resguardar la seguridad de las personas como también la infraestructura y puntos estratégicos para mantener la estabilidad de nuestra nación.
Nuestro Presidente Sebastián Piñera E., tuvo que tomar una decisión muy difícil, al determinar que en ciertas comunas del país y para resguardar la seguridad de millones de chilenos, decretó dentro de la legalidad que esa misión estuviera a cargo de las Fuerzas Armadas, para apoyar el trabajo que realizan las instituciones mandatadas para mantener el Orden Publico. No se decretó para detener ni reprimir las manifestaciones ciudadanas, sino que debido a los desmanes, la destrucción de infraestructura pública, saqueos y robos, que muchos delincuentes amparados y escondidos detrás de personas de bien, realizaron contra los bienes públicos y privados, sin discriminar ni considerar el inmenso daño y perjuicios contra miles de pequeños comerciantes, emprendedores, pobladores y ciudadanos que quieren vivir en paz y que tienen al dialogo y a la institucionalidad como recurso para resolver los problemas que entre todos debemos resolver.

Hoy todos los chilenos, estamos de acuerdo que es necesario realizar cambios importantes en cómo se desarrollan las políticas públicas y principalmente en que debemos escuchar las necesidades de la comunidad. Este descontento no es de hoy, sino que es, de décadas de decepción, porque las distintas medidas que han tomado todos los gobiernos no han sabido entender las reales necesidades de nuestros compatriotas.

En estas crisis es cuando somos capaces de conocer lo mejor y peor del ser humano, particularmente el fin de semana del 19 y 20 de octubre, vimos la peor parte de la sociedad en nuestra región, fuimos espectadores de como un grupo muy minoritario destruyó infraestructura pública y privada en nuestro querido Iquique.
La otra cara de la moneda la vimos durante toda una semana; miles de personas se manifestaron de manera pacífica, y en familia, con el objetivo plantear firmemente y democráticamente su parecer y descontento de como se vive en Chile.

El Presidente Sebastián Piñera E., presentó ante todos los chilenos, una Nueva Agenda Social, respondiendo así a parte de las necesidades que están planteado millones de chilenos. Esta es el primer paso para seguir avanzando, para solucionar las grandes diferencias que existen en nuestro país.

Quiero, unirme al pedido del nuestro Presidente Piñera, de que como sociedad debemos velar por nuestro país, porque cada uno de nosotros seamos guardianes de la democracia y el Estado de Derecho, es importante manifestar nuestra opiniones, pero siempre en el marco del respeto.
Hoy estamos viviendo en Chile, un cambio importante y necesario, pero no debemos olvidar que todos somos actores vivos para que nuestro país siga siendo ejemplo de una nación robusta. No permitamos que un grupo minoritario, provoque destrucción, y principalmente que se genere odio entre hermanos, por simplemente pensar distinto.

Entonces ¿qué hacer?. Lo primero que tenemos que hacer todos, especialmente los que estamos trabajando en el servicio público, es abrir el corazón para escuchar con total honestidad lo que nos quieren decir los ciudadanos, muy especialmente los más necesitados. Hay miles de personas que esperan que nosotros les ayudemos a resolver sus problemas, esperan mucho más de nosotros.