Los hechos ocurrieron el pasado sábado 19 de octubre, día de la primera marcha en Iquique. Ese día un grupo de militares tras un incidente en el frontis del Cuartel de la VI División del Ejército, salió del recinto y capturó a Juan Francisco Alarcón Clement y lo ingresó al recinto, según el relato de la víctima.

El escrito judicial ingresado en el Tribunal de Garantía indica que Alarcón fue secuestrado por 8n efectivos del Granaderos, donde fue torturado con golpes de pies y puños en diferentes partes de su cuerpo y en la zona genital, intento de violación y abuso sexual. Además simulación de ejecución y aplicación de electricidad en su cuerpo, amenazas en contra de su familia.

De acuerdo a lo informado por el abogado Matías Ramírez el Servicio Médico Legal (SML) confirmó las lesiones corporales y tormentos psicológicos sufridos por Juan Alarcón.

Las consecuencias consisten en lesiones evidentes en el ojo derecho (5 puntos), lesión lumbar, hematomas en sus piernas, glúteos, espalda, brazos y rostro, todas provocadas por golpes de sus captores.