El Negro Matapacos, que el Pulento lo tenga en su santo reino, tiene sus discípulos en Iquique. Se trata de varios perritos que siguen animadamente las masivas marchas en Iquique Glorioso.
Las convocatorias para un país más justo cumplen tres semanas de marchas, y en cada una de ellas los Matapacos locales al lado de los manifestantes, pero cuando aparece un uniformado corren con sus cariñosos ladridos como saludo.

Matapacos firmes junto al pueblo.
Siempre al agauite.
En acción…