Molestia, por decir algo suave, provocó el chacotero «saludo» que realizó personal de Carabineros que se encontraban al interior del “zorrillo” a los manifestantes que se encontraban ayer lunes en el sector del Campus San Joaquín de la U Católica, antes de usar los aromáticos gases lacrimógenos.

«Hola jóvenes, ¿cómo están? Los saluda el zorrillo. Mucho gusto y que lo pasen muy bien«, se escuchó por los parlantes del vehículo policial.