EL SOL DE IQUIQUE

Ayer se registró una de las jornadas más violenta en lo que va de la crisis social que estalló en el país el 18 de octubre. Saqueos e incendios de comercios en Iquique y Alto Hospicio que originaron impacto en la población de ambas comunas.

Mientras por un lado una marcha pacífica de empleados públicos en la Plaza Prat era gaseada y dispersada, por la tarde grupos  saquearon grandes tiendas, farmacia y algunos pequeños comercios.

Colaboradores, reporteros y periodista de este portal fuimos testigos con la impunidad que actuaron grupos, al parecer organizados, que ocupaban vehículos para cargar las mercaderías que sustraían de los locales violentados.

Grupos de vecinos intentaron frenar algunos saqueos por nula presencia policial. Quizás se diga que las policías fueron sobrepasadas, pero es claro que en principio no hubo presencia de efectivos en las calles céntricas.

Al mediodía mientras el supermercado Líder era saqueado y su mercadería quemada en la Avenida Héroes de La Concepción, un piquete de Carabineros miraba el hecho a distancia con una mínima actuación del carro lanza aguas.

Un claro registro de este panorama fue la convocatoria de la marcha de las seis de la tarde que se reunió en la Plaza Condell y luego inicio su recorrido en forma pacífica por Tarapacá, con cánticos y sonido de cacerolas. Al mismo tiempo grupos organizados y algunos denunciados por vecinos robaban las tiendas del centro de la ciudad
Al final de la tarde efectivos de la PDI se hicieron cargo de la situación en el centro de Iquique.

La legítima manifestación pacífica no se puede mezclar, menos criminalizar, con hechos delictuales realizados con total impunidad.

¿Qué pasó ayer? Las autoridades regionales tienen la respuesta.