La crisis social que vive Chile por más de treinta días potenció una labor que era parte del cotidiano, pero en las últimas semanas se intensificó, como es reforzar los ingresos de las multitiendas y locales con puertas metálicas y evitar los saqueos.

Los soldadores y sus equipos han trabajado hasta altas horas de la noche, sellando o instalando portones metálicos en sus ingreso para evitar que los amigos de los ajeno ingresen.

Una buena oportunidad para mejorar los ingresos que los tiene con la cara llena de risa.