Los hilos que se obtienen del reciclaje de las botellas de bebidas o agua son la materia prima con la que trabaja Botela, emprendimiento chileno que, sobre la base de plástico reciclado, se ha especializado en la fabricación de poleras, jeans y uniformes.

Uno de los grandes desafíos de la Economía Circular es darle nueva vida a los materiales reciclados. Y Botela lo ha conseguido, al utilizar telas fabricadas completamente con hilos plásticos.

El proceso se inicia con la importación de las telas desde Estados Unidos -a un proveedor que ha reciclado 18 billones de botellas en dos años-, después de lo cual el diseño y confección de las prendas se hace en nuestro país, como una forma de potenciar la industria local. “Hacemos todo el desarrollo de diseño, estampados y confección en el taller, donde trabajamos cinco personas. De esta forma, entregamos una nueva utilidad a un producto como el plástico de las botellas”, explica Arturo Vial, creador de la marca.

Botela cuenta con un catálogo que incluye poleras, calzas deportivas, jeans, uniformes corporativos e incluso artículos de marketing, como pendones. En este último caso, la condición de venta es que, una vez que se dejen de usar se transformen en bolsos para alargar su vida útil.

Cada polera fabricada por Botela utiliza el material de 12 botellas de 500 cc, y su calidad es muy similar a la del algodón: “La tecnología nos permite desarrollar e igualar un producto que, si bien está hecho de poliéster, se ve y se siente como algodón. Con eso colaboramos a la Economía Circular y a cuidar el medioambiente”, aclara Vial.

El próximo paso es intentar traer a Chile la tecnología para transformar los pellets de plástico en hilos de ropa. “Hace poco visitamos todas las plantas de reciclaje y transformación de PET en hilos de Estados Unidos. Poder hacerlo acá significa una inversión muy alta, pero estamos buscando opciones”, comenta Vial.

Para conocer más sobre este emprendimiento visitar: www.botela.cl