A 42 días del inicio de las manifestaciones sociales con una serie de demandas, los parlamentarios oficialistas (ChileVamos) de la región como es la senadora Luz Ebensperger y los diputados Renzo Trisotti y Ramón Galleguillos emitieron una declaración en conjunto donde llaman a terminar con los actos de violencia, vandalismo, saqueos e incendios de parte de grupos violentistas que afectan principalmente a la ciudad de Iquique y Alto Hospicio.

“Hechos que nada aportan a las demandas que tiene la ciudadanía y se comprometen a trabajar para lograr el orden público y la unidad”, parte la nota de los parlamentarios de Gobierno.

“Hoy la ciudadanía nos pide a gritos el fin a la violencia, el restablecimiento al orden público, debemos condenar la violencia que ha destruido gran cantidad de pymes que están en la calle y destruido también mobiliario público y privado, pero esa condena ya no es suficiente debemos actuar en consecuencia y ello significa en el caso de los parlamentarios aprobar con prontitud la agenda de seguridad”, indicó la senadora Ebensperger.

Por su parte el diputado Renzo Renzo Trisotti formuló un llamado a no quemar, saquear y destruir Iquique. “Lamentablemente hemos sido testigos con dolor de un incremento de la violencia con saqueos, incendios, robos que han afectado a distintas ciudades de nuestra región, especialmente en Iquique y Alto Hospicio”, puntualizó el parlamentario.

A su vez, el diputado Ramón Galleguillos indicó que “durante el día de ayer (martes), nuestra región nuevamente fue víctima de hechos lamentables, destrucción, saqueos y agresiones, por lo que hago un sincero llamado a la paz y a condenar con firmeza y de manera transversal todos los hechos de violencia vengan de donde vengan, amigos y amigas espero y deseo que vuelva la paz y tranquilidad a nuestra población”.

Los parlamentarios concuerdan que estos hechos de violencia son absolutamente condenables y deben ser aislados por la enorme cantidad de ciudadanos que quieren vivir en paz, por ello reiteran llamado a terminar con estos actos de violencia, concuerdan que los une la responsabilidad de generar los cambios que Chile necesita en un ambiente que resguarde la democracia, el respeto del Estado de Derecho y la tranquilidad para cada uno de los tarapaqueños.