«Aquí no hay que dar espacio ni a la tibieza ni la ambigüedad ni mucho menos a la debilidad; estamos enfrentando a un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie, que no respeta la vida de los seres humanos, que no respeta a nuestros héroes como lo vimos con la degradación y ofensa a la estatua de Arturo Prat, que no respeta nuestras infraestructuras más básicas y que sirven a millones de chilenos como el Metro o como nuestros hospitales».

Parte del discurso del presidente Sebastián Piñera que realizó la mañana de este jueves, durante una ceremonia de graduación anticipada de 260 nuevos detectives de la PDI. En la oportunidad repitió parte del mensaje que realizó en octubre, cuando se iniciaron las manifestaciones, donde dijo también que el país estaba en guerra.