NELSON MONDACA I.


Winstor Churchill, decía “Si hay algo que he aprendido en 52 años de servicio público, es que no existe problema lo suficiente complejo, ni crisis tan grave que no pueda resolverse satisfactoriamente en 20 minutos…” ”La pérdida de tiempo es un grave problema”.

He aquí un desafío para el Presidente Sebastián Piñera. Desde que se inició el estadillo social, sus apariciones en la TV y ante los diversos medios de prensa, ha establecido los nuevos rumbos y metas de su Gobierno. Sin embargo, son discursos que se envuelven en la retórica de la acción de la propaganda y que en verdad no han apuntado al fondo de las demandas ciudadanas.

Al respecto, los pocos avances políticos, hasta el momento se deben al Parlamento. El más importante, sin lugar a dudas, es el acuerdo político por una nueva Constitución. Todavía nos espera un largo camino. Estamos en contra del tiempo. Como consecuencia de las históricas movilizaciones sociales pacíficas, los adultos mayores pertenecientes al pilar básico solidario, recibirán un aporte a sus pensiones que, siendo insuficientes, de algo más servirán a las personas de la tercera edad que, siempre estarán bajo los niveles de la línea de la pobreza.

A modo de comentario. La justicia social no se arregla con parches, ni mucho menos siendo cuidando la cartera fiscal como si fuera el fin del mundo el desbalance fiscal. Chile es un país capitalista, de gran prestigio internacional y que goza de toda la confianza para el endeudamiento por parte de los Bancos Mundiales, si fuera necesario en el futuro. El endeudamiento no significa tener una conducta irresponsable.

El actual Mandatario, en estos momentos de crisis ha sido mantener una tímida reacción económica que sistemáticamente impulsan a la gente mantenerse en la calle y en las marchas. La gestión política sigue anclada a la vieja escuela de los Chicagos Boys, aplicando medidas dirigidas a mantener intacto el modelo de los 80’s, como el supremo acto de fe ideológica de la dictadura. Estos últimos, seguidores Milton Friedman, apuestan siempre a profundizar el modelo y a la división entre los chilenos de acuerdo al libre mercado .

Creo, que el Presidente Piñera debiera reconsiderar sus planes y/o proyectos de país. Debiera existir una coherencia entre sus Mensajes que envía al parlamento y los que realmente necesita el pueblo. Es decir, una real respuesta a las demandas sociales, significa, que mantener “orden establecido”, es partir, por liderar un nuevo proceso Constitucional, siendo autor de una propuesta de participación, inclusión y democrática.

La gran madre de todas las leyes que se expresa en la Constitución, tiene un decisivo rol del Estado en la construcción de nuestra sociedad. Asimismo, de la independencia de los otros poderes del Estado, normativas que garanticen la verdadera gobernabilidad a favor de la justicia y la paz. El tipo de país, centralizado y unitario y/o federado, en la administración de los gobiernos regionales. Actualmente, en el Artículo 3° de la Constitución, se contemplan normas que caen en la letra muerta, porque, no se aplican por voluntad política del poder político central. El Estado y su participación en el desarrollo de la economía nacional, hoy anclado al principio subsidiario y poca importancia en el PIB nacional. En fin, conforman materias relevantes de plena actualidad y que no son ajenas a nuestra vida diaria. Desde, que tenemos uso de razón, mejor dicho, desde, que nacemos están presentes profusamente en cada amanecer de Chile y en cada paso que damos en nuestra larga y angosta faja de tierra.

Por consiguiente, se precisa urgente una Constitución de cara al futuro, que sea legítima y sin enclaves autoritarios. Las libertades públicas son más importantes que cualquier encapuchado. El respeto a los derechos humanos, el valor de la propiedad privada y libre ejercicio de los negocios, etcétera, debieran encaminarse a construir una Nación, de acuerdo a nuestros tiempos y de próspera felicidad/bienestar.

Antes de terminar, hace unos días un viejo amigo me preguntó ¿Eres partidario de que renuncie el Presidente Piñera? Mi respuesta, enfáticamente, fue un rotundo “no”. Su Gobierno debe terminar bajo la evolución de los actuales acontecimientos. Sus nuevos compromisos políticos, serán el epílogo, del fracaso o el éxito, de su Mandato, sobretodo, que lo hagan efectivamente responsable del tiempo que le queda en la Moneda.

A mi juicio, estamos en la mitad de la crisis y tormenta social que no tiene vuelta atrás. En estas circunstancias, no se puede cambiar al Capitán del barco, para bien o para mal…

Teniendo en cuenta que, existe una ultra derecha golpista, oligárquica colonial, antisolidaria y partidaria acérrima de los 2/3: Ayer, hoy y siempre manipulando la Constitución “la casa de todos” . Frente a este real escenario, es la misma ultra derecha que coadyuva al narcosaqueo y a la delincuencia, en expandir un cuadro de ingobernabilidad política.

Entonces, a mis amigos/as de la Mesa de Unidad Social, les pido sacar el pie del acelerador, poner el freno de mano, inteligentemente siempre con el motor social, con la conciencia de clase, avanzando en recuperar la verdadera democracia.

Nelson C. Mondaca Ijalba

nmonijalba@gmail.com