EL SOL DE IQUIQUE


El origen de los carros lanza aguas para ‘sofocar’ manifestaciones en Chile es de los años 50. En esa época el Cuerpo de Carabineros contaba con unos pares que utilizaba para las manifestaciones de los hippies, esos jovencito que hoy tienen casi 70 años.

Un lindo guanaco.

La cultura popular tardó poco tiempo en rebautiza este tipo de vehículos, que en esos años lanzaba agua potable, como guanaco, en relación al camélido que habita la cordillera de Los Andes y que tiene como característica cuando esta incomodo en escupir saliva.

Desde ahí el lanza aguas de la policía uniformada quedó como ‘Guanaco’, que trabajó intensamente contra las manifestaciones hasta el golpe de estado de 1973. Desde esa fecha durante muchos años los guanacos estuvieron en los garajes de la Comisaria de Fuerzas Especiales de calle San isidro en Santiago.

Solo fueron reactivados en 1983, cuando se iniciaron las jornadas de protesta contra la dictadura de Augusto Pinochet. Pero, por los años sin uso y estacionados poco o nada servían para reprimir a los chilenos y chilenas que protestaban.

CONTINÚA…

Ojo: esta nota está escrita por un testigo y víctima gaseo, agua potable y aguas servidas, químicos de estos vehículos que me aumentó en algunos casos la adrenalina.