AEP.


Decenas de vendedores ambulantes que se instalan en calles como Vivar, Tarapacá y Ramírez, se encuentran viviendo un conflicto con la Municipalidad, particularmente con el alcalde de Iquique, Mauricio Soria, quien no les otorgó permisos a los comerciantes para que se instalaran en el centro.

Esta decisión llevó a que el jueves un grupo de comerciantes ambulantes llegaran hasta el interior de la Municipalidad donde tuvieron un “cara a cara” con el alcalde, quien les expresó que en el centro no se podía trabajar y que sólo lo harían los locatarios establecidos con permisos municipales, lo que generó una situación de tensión entre los vendedores y edil, sobre todo porque en diciembre las ventas se disparan por Navidad.

Pese a la negativa del alcalde Mauricio Soria, los vendedores ambulantes volvieron a instalarse en las principales calles del centro de la ciudad por lo que llegó personal de carabineros para dispersarlos.

Ahora los comerciantes ambulantes se reunieron en Tarapacá con Vivar con un lienzo en el suelo para dar a conocer a los transeúntes que no pueden trabajar para mantener a sus familias en estas fechas.

En el lugar los trabajadores están pidiendo aportes económicos a las personas para tener un fondo común para ellos, mientras mantienen su postura de volver a trabajar en el centro durante los días cercanos a la Navidad.

Finalmente el municipio a través ofreció un terreno en el sector de la Feria Agrosur con el objetivo de habilitar 240 locales.

En la página web se indica que “La iniciativa tiene un valor de 20 millones 400 mil pesos e incluye el puesto más la instalación eléctrica y el encarpado, siendo aprobada por el propio jefe comunal más todos los concejales presentes en la sesión extraordinaria”.