NELSON MONDACA I.


Nelson C. Mondaca Ijalba nmonijalba@gmail.com

La semana que termina tiene al país en la vitrina una de las principales demandas del mundo social, avanzar hacia una nueva Constitución. Es cierto, en Chile Vamos las cosas pasan por un momento difícil, que podemos de catalogar de “mal tiempo”. El distanciamiento anunciado por la UDI y revisar su participación en el conglomerado crea un ambiente de tensión y división política. Por supuesto, que al oficialismo, lo coloca en términos del ajedrez, “jaque mate”. Los puntos, donde, se produce tal determinación son: 1. Igualdad de género 2. La inclusión y cuotas de los pueblos originarios.

Las razones de la UDI, por las que no están de acuerdo, ya fueron ampliamente difundidas por sus máximos y principales autoridades. En concreto, todavía queda camino por recorrer. Ojo, es condición casi natural “sine qua non” que la construcción de un Estado moderno, será un proceso complejo, no ajenos a quiebres partidarios. Primero le paso al Frente Amplio, ahora le pasa a Chile Vamos. Los anuncios de la UDI, sí son o no con elástico, lo veremos en el transcurso de los días.

Sin perjuicio de los que está ocurriendo en el país, con el debido respeto de usted, amigo/a lector, me apartaré de entrar en las profundidades del acontecer nacional, para dedicar un espacio a lo que ocurre en Zofri. Nuestra “gran palanca de desarrollo”. Una de las empresas y mucho más que una sociedad anónima, que, siempre será altamente valorada a lo largo de su existencia por quienes hemos nacido en esta tierra gloriosa. Si amigos/as, hablar de Zofri, es transportarnos a un espacio del mundo nuevo, a una cierta ficción y maravilla de lo mágico en el diario vivir.

La juventud que nació y creció en nuestra ciudad, en los mejores días de Zofri, que salen al llamado del subsuelo, se apoderan de la superficie celeste y cultivan el mar de los conocimientos, exploraron el fin del siglo XX, en esta existencia, hoy ya jóvenes embrujados por la memoria de la innovación tecnológica y del ejercicio de las profesiones de la economía circulante, anónimamente se pasean por Zofri, tal vez, más de alguno nos sorprenda que estuvo en la COP25. Son verdaderas personalidades, lumbreras científicas del siglo XXI.

Un poco de historia. Debemos reconocer que al final del año 2000, Zofri pasó por momentos de “crisis”. En un baño de lágrimas, empresas cerradas, módulos cerrados, miles de desempleados, sin embargo, hemos recogido esos dolores, nos paramos empresarios y trabajadores, de la misma manera como lo hicieron nuestros antepasados, hasta hacer que la Moneda, en el gobierno de Lagos, efectivamente nos diera medidas legales que reactivaran su competitividad. Medidas legales acertadas y que nos pusieron nuevamente en el mercado internacional (Ley 19.827, ley corta). Los Directores de Zofri, recuerdo que nos reconocieron este logro social. En especial, tengo que agregar, a este nivel, nacieron nuevas relaciones y promisorios vínculos laborales, favoreciendo en especial a los trabajadores/as de los Módulos.

Ahora, son otros los tiempos que corren. Un país devastado por el estallido social. Al presidente del Directorio, Vladimir Sciaraffia, le toca enfrentar, junto a su Directorio y Gerencia General, uno de los peores años, de esos que llevan la cruz de la sepultura de un ciclo económico. Tengo fe y confianza que, hacen y harán todo lo mejor, de acuerdo a sus conocimientos, inteligencias y experiencias, tanto, personal, profesional y política, para dejar atrás la presente tempestad. Las cifras pueden ser negativas, pero los resultados de los negocios son los que verdaderamente importan. En mi saber de las ventas, si una empresa se va, debiera llegar otra, tan prontamente, como en “un abrir y cerrar de ojos”.

De preferencia, no de las mismas que ya están instaladas. La prevención comercial, en estos procesos de cambios e incertidumbres, debiera ser parte de un plan estratégico. Además, de contar con nuevas estrategias de negocios, hacia donde las distancias y fronteras, sean campos territoriales amigables de Zofri.

Poco a poco, vuelve la normalidad en las fronteras. Tanto, en Chile como en Bolivia, mejora el comercio de Zofri. El retiro de los militares por ambas fronteras genera fuertes lazos y/o áreas de hermandad que regulan los intereses de ambas naciones. Respecto del contrabando y narcotráfico, Chile para proteger mejor nuestra soberanía, debiera potenciar sus fuerzas de inteligencia artificial, a fin de no impedir el comercio legítimo de Zofri. Sí a Zofri le van bien, todos ganamos, Chile gana. En los momentos que escribo esta columna, me aseguran que el Recinto Amurallado, comienza a retomar su movimiento de ventas al por mayor. Ojala, que no sea un “veranito de San Juan”.

He dejado estas últimas líneas, para una situación que es personal, pero que no es tan personal. Mis códigos de columnista por un instante los dejaré a un lado, pues llevo cerca de 20 años escribiendo y trato de no meter los asuntos de la vida doméstica en mis escritos. Se trata de la última contratación de Zofri en la Gerencia de Negocios. No puedo aceptar que se lance por la borda la responsabilidad social de la empresa. Todos los esfuerzos de la compañía en desarrollar una política de relaciones laborales modernas, se reemplazan por la prepotencia, la mentira y mediocridad. Este cargo debiera ser ocupado por una persona que sepa de verdad de Zona Franca, de e-commerce, de los desafíos regionales, del comercio e industria de Tarapacá y de la riqueza de la Zona Norte.

Requerimos con urgencia de un profesional del área que sepa proteger y armonizar los diferentes intereses de la compañía. Mucho mejor, en función de diversas leyes del mercado (Códigos: del Comercio/Laboral/Civil/Constitucional); que no sea un joven discriminador, prepotente y que humille al sector organizado que represento. Por ejemplo, expulsa en menos de 10.00 horas, del lugar asignado en el Centro Comercial a nuestro Comité Vivienda “Mar Pacífico Norte”. No tiene nombre ni perdón. Además, pues, somos históricamente pequeños accionistas, sin desmerecer que somos los actores fundamentales de las ventas, no merecemos esta falta de respeto. Por este agravio, se hará una presentación al Directorio de Zofri y a la Dirección del Trabajo.

En particular, el Sindicato Interempresas de Trabajadores, próximamente en una conferencia de Prensa hablará sobre esta temática. El Sindicato, ha donado más de mil millones de pesos, en terrenos de su propiedad, con el fin de dar solución habitacional a los trabajadores de Zofri y de nuestra comunidad laboral. Sin lugar a dudas, seguiremos nuestro caminar a pesar de quienes nos pateen y nos pongan en el patio trasero.


Las opiniones vertidas acá no representan el pensamiento del editor, como tampoco las del editor representan a los columnistas, y de los columnistas tampoco lo representarían a usted.