EL SOL DE IQUIQUE

Con la llegada del verano ha bajado la presión de la manifestación social, tierra fértil para una metamorfosis política.

El Gobierno y parte de ChileVamos no quieren un cambio de Constitución, que, si bien fue promulgada en plena dictadura, tiene unos parches que le puso el expresidente Ricardo Lagos.

Al parecer no hay interés en un cambio y quedó claro lo dijo el senador Andrés Allamand hace pocos, sin embargo, en una voltereta en los primeros días de enero encabeza a sus colegas por el ‘no’ al cambio.

Además, se está creando una atmósfera negativa a realizar el Plebiscito si no hay “orden público”.

También el ministro Secretario General de la Presidencia, Felipe Ward, manifiesta en una entrevista que “no es momento adecuado” para reponer el voto obligatorio.

Con la manifestación de “veraneo” se están sincerando las cosas en la derecha.