Tras la entrada en vigencia el pasado 27 de diciembre de la Ley de Identidad de Género, 21.120, que reconoce el derecho de las personas trans de rectificar su nombre y sexo registral por uno acorde a la identidad que perciben como propia, la Asociación de Abogadas Feministas, ABOFEM, patrocina las dos primeras solicitudes en casos en que -de acuerdo con esta nueva legislación- se debe solicitar ante el Juez de Familia la rectificación respectiva.

Si bien la regla general establecida en la ley 21.120 señala que solo se trata de un procedimiento administrativo que se realiza en el Registro Civil con la sola concurrencia de dos testigos que acompañen al solicitante, existen dos casos en que se requiere la intervención del Juzgado de Familia o del Tribunal respectivo competente en Familia, para hacer efectivo el cambio. “Se trata de personas mayores de catorce años, pero menores de 18 y aquellas con vínculo matrimonial vigente”, explicó Camila Castillo directora regional de ABOFEM Tarapacá.

Según aclaró la representante de la Asociación de Abogadas Feministas, son precisamente esos dos casos los que están patrocinando de forma gratuita en la región, constituyendo las primeras dos solicitudes de este tipo que deberá conocer en las próximas semanas el Juzgado de Familia de Iquique.

La primera solicitud corresponde a la de un adolescente trans de 16 años y la segunda a la de una mujer trans adulta que se encuentra casada.

“Tenemos gran satisfacción de poder colaborar profesionalmente con las personas trans que nos han solicitado apoyo, porque fueron largos años de lucha y espera para poder hoy ejercer sus derechos más fundamentales, como lo es la identidad de género” comentó la abogada.