Las familias de los jóvenes Aníbal Copa, Bastián Díaz, Catalina Martínez, Nicolás Cáceres y Diego Contreras, que se encuentran detenidos en la cárcel de Alto Hospicio acusados de por diferentes motivos en el medio de la manifestación social, realizaron una manifestación en la explana de los tribunales.

Los padres calificaron la situación que viven sus hijos como ‘presos políticos’, señalan, además, que las acusaciones no corresponden y que ejercían el derecho a manifestarse, sin originar violencia.

Roberto Díaz indicó que su hijo acudió a un llamado a manifestarse y que, “no es un delincuente, terrorista, saqueador, es un joven que anda marchando por los derechos para que tengamos un mejor sistema. A él tomaron y le hicieron un montaje y lo tienen detenido”, dijo.

Para Díaz, se estaría cometiendo una injusticia frente al caso de otro joven que “lo pillaron con bombas molotov y le otorgaron un beneficio, cuando tienen pruebas que este joven manipulaba una bomba molotov”.

En este sentido, el padre aseguró que no en el caso de su hijo y de Aníbal Copa: “No hay pruebas y, aun así, lo tiene retenido en la cárcel de Alto Hospicio”.

Los familiares piden la libertad de los jóvenes detenidos y para ello va a seguir las acciones para visibilizar el caso. Además, insistieron que con estas detenciones y las acusaciones se estaría tratando de ‘criminalizar la protesta social’.

“A lo largo de todo Chile, me dijeron, que hay dos mil casos. Yo creo que Carabineros ya tiene que cortar este show, de hacer montajes y mandar a la cárcel a gente que solamente se manifiesta por un descontento social”, aseveró Roberto Díaz.