Hace casi dos años, el 21 de marzo del año 2018, las imágenes de la agresión al excandidato presidencial José Antonio Kast se tomó los principales titulares de los medios locales y nacionales.

Esa tarde, JAK llegó a la Universidad Arturo Prat a ofrecer una charla, pero no pudo lograr su objetivo.

Al día siguiente el Gobierno Regional presentó una denuncia para que la justicia s e hiciera cargo de investigar el hecho, que tenía un detenido Juan Francisco Ramírez.

Sin embargo, el Fiscal Gonzalo Guerrero Reyes desistió de perseverar en la acusación contra Ramírez, único imputado por la agresión a JAK, según informó el portal Edición Cero.

Para el Ministerio Público la investigación no reunió antecedentes para fundar una acusación.

Es importante mencionar que, en el periodo de 692 días, en el cual el OS9 de Carabineros realizó peritajes de cámaras de seguridad, planimétricos, se instruyó al SERVEL para que entregara la filiación política de JFR y de 10 personas más, jamás se logró establecer la identidad del agresor el cual está claramente retratado en una fotografía y que no corresponde a JFR. Entonces, el Estado destinó durante casi 2 años recursos para una investigación que se origina en un testimonio falso, un acusado que no participó en los actos y un agresor no identificado a pesar de que existen varias fotografías de él.   EDICION CERO