El brutal asesinato de una niña de siete años, en un barrio del sur de la capital mexicana, obliga al Gobierno de México a tomar medidas urgentes sobre la violencia que vive el país.

Después de seis días desaparecida, este fin de semana, el cadáver de Fátima Cecilia Aldriguett Antón fue hallado en bolsas de basura y con señales de haber sido torturada.

Este caso se ha convertido en el último símbolo de indignación de un país que cada día rompe los récords de la tragedia.

La última vez que se vio a la niña con vida salía del colegio. El 11 de febrero, su familia puso una denuncia por desaparición. Y menos de una semana después, el país observa lo que ya había leído o visto en las noticias antes: el cadáver de la menor, torturado, desnudo y tirado en la calle.

Según la investigación de la Fiscalía, una mujer que todavía no han identificado recogió a la niña de la escuela el 11 de febrero antes de que llegara alguien de su familia. Su madre fue a recogerla más tarde, pero ya no la encontró. En un vídeo de las cámaras de seguridad de la calle que han mostrado las autoridades se observa a la señora de la mano de la pequeña por el municipio de Xochimilco, en el sur de la capital.

La jefa de la Fiscalía local, Ernestina Godoy, informó que esta mujer es la principal sospechosa del crimen de Fátima, aunque todavía no han dado con su paradero. La institución ha anunciado este lunes una recompensa de dos millones de pesos (85 millones de pesos chilenos) a quien proporcione información sobre el caso.

Fuente EL PAIS