Desde que entró en funcionamiento la cámara hiperbárica del Centro de Salud Familiar (Cesfam) Cirujano Videla, las personas que sufren de descompresión y heridas cutáneas, entre otras patologías, han ahorrado aproximadamente $50 mil por sesión, que sería lo que tendrían que desembolsar en el sector privado.

“En términos generales, un paciente debe realizar 10 sesiones, aunque todo depende de la evaluación médica, por lo que la cámara hiperbárica del Cesfam Cirujano Videla permite el ahorro, en promedio, de $500 mil y, además, una mejora en la calidad de vida de las personas”, indicó el alcalde Mauricio Soria Macchiavello.

Si bien en un principio se pensó utilizar la cámara hiperbárica para el tratamiento de la enfermedad por descompresión hoy, gracias a esta inversión de $276 millones, también se tratan patologías que causan lesiones en la piel y heridas. Según el médico asesor del Departamento de Salud de la Corporación Municipal de Desarrollo Social de Iquique (Cormudesi) , Dr. Germán Carvajal, este aparato puede ser un gran aliado a la hora de tratar el pie diabético, eso sí, todo depende del estado de salud general del paciente.

Quienes pueden acceder a ella son los 177.045 usuarios de Fonasa que se encuentren inscritos en algún Cesfam de la ciudad y sean derivados por un médico quien, previamente, haya desarrollado un examen exhaustivo sobre la condición de salud general del afectado.

“La cámara hiperbárica se utiliza para entregar oxigenoterapia hiperbárica, es decir, se aumenta la presión parcial de oxígeno para entregarle al cuerpo una mayor cantidad de este elemento durante un tiempo determinado”, indicó el facultativo.

La idea de contar con una cámara hiperbárica en la salud municipal nació como una iniciativa del exalcalde Jorge Soria Quiroga quien, junto a su equipo de salud de la atención primaria, presentó un proyecto para la adquisición de equipamiento de apoyo al diagnóstico de los profesionales del Cesfam “Cirujano Videla”, ubicado en Arturo Fernández #44 y uno de los más modernos de la región, el cual cuenta con 43.280 personas inscritas.

El número de pacientes que se podrían atender al mismo tiempo en la cámara es de ocho, incluyendo a un profesional de la salud capacitado para prestar apoyo dentro de la sesión, la cual puede durar desde los 40 minutos a una hora. Las sesiones recomendadas, en términos generales, son 10, aunque todo dependerá de la salud del paciente y los resultados de la evaluación previa hecha por un médico.

“Al poder realizar, en promedio, cinco sesiones cada día, esperamos alcanzar las 100 sesiones mensuales, lo que se complementa con el trabajo que realiza nuestra Unidad de Imagenología para dar una mejor salud a las iquiqueñas e iquiqueños”, aseveró el también presidente del Cormudesi, Soria Macchiavello.

COMUNICADO