Carabineros de la comisión de alcoholes, junto a inspectores municipales de la Municipalidad de Iquique, clausuraron un local de venta clandestina de alcohol que funcionaba en el sector céntrico de la ciudad.

Este local funcionaba en completa ilegalidad, sin contar con los permisos reglamentarios y a pesar de haberse decretado el toque de queda desde el domingo por lo que tras ser detectado por personal policial informó a la Seremi de Salud de Tarapacá procediendo a su clausura.

En el lugar se decomisaron bebidas alcohólicas y el mobiliario del recinto, cursándose además una infracción por la venta clandestina.