EL MARTILLO


Con el crecimiento de la ciudad ya no cabe un alfiler en playa Cavancha, ya no es cómodo el principal símbolo turístico de Iquique, es decir se hizo chico, por lo que realmente hace falta con urgencia un nuevo balneario el cual pueda entregar a los visitantes y habitantes de Iquique una oportunidad de disfrutar de un espacio digno y refrescante en los próximos veranos, en este contexto aflora la gran Playa Brava que rápidamente se debe trasformar en un gran espacio de baño, pasatiempo, deporte y de vida sana.

Cavancha ya no da para más, este tema ya es recurrente cada verano donde se ve a simple vista que el principal balneario de Iquique se trasforma en un incómodo lugar, pero lo que llama la atención, es que teniendo otra playa tan cerca como es Playa Brava no se haya acelerado o profundizado en el famoso rompeolas que sigue en discusión entre las mentes brillantes que se tiene en la región.

Si queremos ser una ciudad digna de ser reconocida como un lugar de destino turístico, hay que trabajar para eso si queremos fomentar el empleo, negocios, hotelería a que ver hacia el futuro y Playa Brava es un diamante en bruto que no se ha sabido explotar, lamentablemente por que no se tiene una mirada de ciudad.

Sin duda que falta visión turística en esta ciudad, señalar que el clima, el hermoso litoral (las playas) cerca de la ciudad no es gestión, sino que es un beneficio natural que no se ha sabido sacar provecho como corresponde.

Cada año las autoridades cuando se está en verano solo se remiten a invitar, pero no a ver qué calidad de ciudad estamos ofreciendo.

En este sentido señalar que el turismo no es organizar eventos o promocionar lugares, es más que eso, es imaginación, creatividad, y sobre todo visión de futuro.

Cada verano Cavancha se hace más chico y no se le saca el real provecho a Playa Brava como el sitio alternativo y que debería estar siendo anunciado y mostrado como un gran balneario de Iquique.

Es el momento de definir el futuro de esta ciudad en forma turística y definitivamente darle la oportunidad a Playa Brava que sea el próximo símbolo de la ciudad como el gran balneario del norte de Chile, imaginen el desarrollo económico que tendríamos.